Barras y estrellas, nuestra querida democracia

Aunque se acercan las elecciones de los Estados Unidos y esta campaña ha sido probablemente una de las más sonadas de los últimos tiempos, no. No me refiero a esas “barras y estrellas” ni mucho menos a una de las marchas militares más reconocidas del propio país.

Me refiero a nuestra democracia y libertad de expresión extrapolada a las barras de puntuación de Filmaffinity o a las estrellas de IMDb. El uso de sistemas de valoración se ha hecho ya tan cotidiano que la propia Netflix lo implementa en su plataforma de streaming, siendo realmente la única interacción que podemos hacer en ella.

Son herramientas que la mayoría de nosotros hemos utilizado para hacer una valoración rápida de la película: “¿A ver qué puntuación tiene en IMDb y Filmaffinity?”. O incluso hemos querido dar nuestra propia opinión calificando la obra con la nota que nos ha parecido más conveniente. Pero, como a menudo ocurre, me preocupa más el uso y peso que le otorgamos, que el instrumento en si mismo.

sherlockjr

Quizás está bastante en sintonía con el artículo que escribí sobre mi negativa a ver tráilers y leer opiniones, pero aquí adquiere otros tonos. Cuando hablaba sobre ello todo tenía una connotación más enfocada hacia la liberación de ideas preestablecidas antes de ver la película (si eso es posible), y ya de paso no comerse ningún “spoiler” por el camino.

Aquí a lo que me estoy refiriendo es a la subjetividad de los gustos, que aunque parezca obvio, no lo es tanto si descartamos ver una película porque tiene mala puntuación. Entiendo el razonamiento de ver una película bien valorada, supongo que al final es pura probabilidad que coincidan los gustos y yo mismo lo he hecho repetidas veces. Pero, en mi opinión, no debemos dejar que esto nos impida ver una película y quizás estar perdiéndonos una gran experiencia.

Como siempre la solución pasa por ver la película y darle una oportunidad, aunque posiblemente entonces ya vayamos con un listón determinado en función de la nota que tenga. Desde luego nos encanta puntuar, valorar, opinar, las listas “Top”, y tenemos todo el derecho de hacerlo. Aunque por otro lado, ¿hasta qué punto puedo darle yo valor a la opinión de uno? ¿Y a la de “la mayoría”?

Por supuesto no sé la respuesta pero lo que sí tengo claro es que no debemos dar nada por sentado. Que una película de nicho nos puede sorprender gratamente, o que un blockbuster con altas puntuaciones nos puede horrorizar. O al revés. Sin duda alguna lo sabrás una vez la veas, así que démosle al botón de reproducir.

Como pequeña conclusión final voy a dar un ejemplo en el que a título personal no estoy de acuerdo: “Sharknado” y “El Árbol de la Vida” tienen la misma puntuación en Netflix, 2.6/5. Basándome en la nota de la primera, la segunda jamás la hubiera visto y desde luego la disfruté y mucho.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s