Sobre Netflix y la piratería

Cuando lo ilegal es más cómodo que lo legal, algo falla

Esta frase es lo único que comentó un antiguo profesor en medio de una acalorada discusión sobre el tema de la piratería en plena clase de informática, y pese a su simpleza, se me quedó grabada para siempre.

Es una frase que resume muy bien el pasado y el presente de la piratería en nuestro país y el resto del mundo.

Los que hemos vivido el nacimiento del internet doméstico tal y como lo conocemos ahora (me siento muy viejo diciendo esto) hemos observado la gran evolución que ha sufrido Internet con todo este asunto. Internet nos llegó prácticamente con la piratería bajo el brazo, como algo lógico y natural. Veníamos de una época en la que para tener una canción que te gustaba tenías dos opciones:  ir a la tienda y comparte el CD, o esperar como un tonto a que en la radio pusieran esa canción y grabarla tú mismo en un Cassete.

Cuando la gente se dio cuenta de que podía abrir un programa como Napster y descargar una canción en cuestión de minutos, desde su propia casa y con una calidad increíble, parecía pura magia.

Lo que vino después fue la simple evolución de todo aquello: si podemos bajar música ¿por qué no bajar también series y películas en vez de comprarlas o alquilarlas en el vídeoclub?.

Cuando los desactualizados gobiernos de la época se dieron cuenta de que las descargas ilegales en internet no eran cosa de cuatro frikis informáticos, y que empezaba a ser un serio problema para la propiedad intelectual y los beneficios de las empresas de contenido, ya era demasiado tarde. La gente ya se había acostumbrado a esta nueva forma de disfrutar de su contenido favorito y no iba a ser fácil convencerles para que volviesen a las costosas y poco prácticas vías legales de nuevo.

El gran fallo, en mi opinión, vino  justo en este momento. Durante los años siguientes, las compañías de contenido y los gobiernos optaron por tomar una postura defensiva sobre el tema mediante agresivas campañas de publicidad y la creación de nuevas leyes contra la piratería, a la vez que estás no hacían ningún esfuerzo (o no sabían cómo hacerlo) por adaptarse al nuevo medio que ofrecía la red.

Estas compañías siempre pensaron que la única razón por la que la gente descargaba cosas era por ahorrarse dinero (y en parte tenían razón) pero siempre ignoraron otra razón de peso: LA COMODIDAD.

netflix-online-privacy

Hace relativamente poco que los españoles tenemos opciones legales de ver contenido online que realmente puedan plantar cara a lo gratis en internet. Parece mentira que haya tenido que pasar tanto tiempo para poder disfrutar de algo así, y es que servicios como Netflix llenan hoy el hueco que debieron llenar hace muchos años las compañías afectadas por la piratería en los inicios de internet.

Da gusto ver como por fin tenemos lo que llevábamos años esperando, un servicio que nos ofrezca un ahorro de tiempo, una comodidad y una calidad que realmente merezca la pena pagar.

Netflix ha sabido aprovechar los inconvenientes de la ilegalidad en su favor: no tienes que soportar anuncios o banners incomodos, disfrutas de un amplio catálogo con series y películas originales, en el dispositivo que quieras, conservando el minuto exacto en el que lo dejaste, eligiendo el idioma y subtítulos que quieras y con una calidad de imagen increíble. Todo ello disponible con un par de clics y por el precio de una entrada de cine al mes.

Es curioso ver cómo tantísima gente de mi entorno se ha enganchado a Netflix en cuestión de unos pocos meses. Han venido para quedarse, y mucha gente que antes solo conocía las descargas ilegales empieza a darse cuenta de que nuestro tiempo y comodidad bien valen los 3€ al mes que cuesta compartir una cuenta con 3 amigos.

No nos engañemos, siempre habrá gente que por muy cómodo y barato que se lo pongas seguirá optando por lo gratis, pero es un alivio para mi y para otra mucha gente poder tener alternativas tan buenas a lo ilegal.

La piratería no se combate con ira y fuego, se combate ofreciendo a la gente algo que merezca más la pena, y Netflix es un gran ejemplo de ello.

Larga vida a Netflix!

Anuncios

2 comentarios en “Sobre Netflix y la piratería

  1. Toda la razón, cuando algo es cómodo y a un precio razonable, piratear ya son ganas de hacerlo porqué sí.

    Y ojo, con piratear me refiero a bajar películas y nada más… aunque realmente el termino “piratear” no debería ser ese, pero ese es otro debate.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s